« Home | La Madurez Poética de Samuel Cardich » | Samuel Cardich y la nueva narrativa andina » | Tres Historias de Cardich » | La muerte y sus alrededores en los cuentos de Samu... » 

viernes, abril 14, 2006 

Aproximaciones al libro "El país de otra gente" de Samuel Cárdich desde la narratología Fernando Carrasco Nuñez

Fuente: Revista Literaria LETRA MUERTA N° 7 - Huanuco
Existe un consenso entre la crítica especializada al sostener que la literatura huanuqueña es una de las más importantes de las últimas décadas. Esto se debe a la valiosa obra literaria de Andrés Cloud, Samuel Cárdich y Mario Malpartida. Esta trilogía está acompañada de autores significativos como Virgilio López Calderón, Fabián Nieves, Miguel Rivera, Andrés Jara, entre otros. Además habría que resaltar también la presencia de un grupo de autores inéditos, quienes silenciosamente vienen gestando una obra de largo aliento como lo demuestra la reciente antología "Narrativa joven en Huánuco" y el Primer Concurso de Cuento organizado por la importante revista Letra Muerta.

El caso de Samuel Cárdich Ampudia (Huánuco, 1947) es trascendente en la medida que ha desarrollado con acierto tanto la poesía como la narrativa. En este breve ensayo hemos pergeñado un análisis crítico del libro El país de otra gente sobre la base de algunas categorías del estructuralismo francés. En el plano de la Historia analizaremos a los personajes, mientras que en el plano del Discurso resaltaremos algunos aspectos relacionados con los narradores, las estructuras y algunas relaciones de orden temporal.
El título general como paratexto refracta de manera precisa el contenido de los siete cuentos que configuran el libro, pues sus personajes son seres signados por el desamor, la soledad o la muerte. El texto en su conjunto es el país imaginario de esa otra gente a quienes el amor y la felicidad les ha vuelto la espalda de manera irremediable. Como se puede percibir los siete cuentos que estructuran el libro están atravesados por el mismo hilo conductor no solo en el plano de la historia como estamos señalando, sino también en el plano del discurso como se verá más adelante. En este sentido el libro goza de unidad con lo que su autor acierta una vez más al presentarnos un ciclo cuentístico muy sugerente.
El crítico francés Greimas propone un modelo estructural-actancial para estudiar la función de los personajes del relato. Greimas habla de lugares actanciales los cuales pueden ser cubiertos por muy distintos actores o personajes. Sus seis actantes básicos se reparten en tres pares opuestos:
1) Sujeto/Objeto (el sujeto desea un objeto)2) Destinador/Destinatario (el destinador ha destinado el objeto a un destinatario)3) Adyuvante/Oponente (el sujeto es ayudado por un adyuvante y obstaculizado por un oponente) (Greimas, 1971)
Si aplicamos este modelo para analizar a los personajes del libro percibiremos con nitidez la función de los personajes dentro de la diégesis. Podemos adelantar que al final los protagonistas ven frustradas sus expectativas de alcanzar su objeto de deseo, a la manera de personajes ribeyrianos. Por ejemplo en el cuento Sábado por la tarde Juana Lía anhela adoptar una niña del orfanato e irse con ella y su marido, quien ha quedado ciego, a vivir a la selva. La mujer es el sujeto que persigue un objeto. Por su parte la madre superiora quien ha congeniado con la mujer está dispuesta a ayudarla en el proceso de adopción. Como se percibe Sor Fátima es el destinador que ha destinado a la pequeña Ana Lucía como hija adoptiva de Juana y su marido, quienes serían los destinatarios. El problema es que previamente doña Juana tiene que probar su solvencia económica, cosa difícil puesto que a causa del tratamiento del marido han quedado empobrecidos. Juana trama un ardid para pasar la inspección y para ello solicita la ayuda de su cuñado, quien es mayorista de abastos, pero éste se niega rotundamente. Como notamos el marido termina actuando como adyuvante, mientras que el cuñado sería el oponente. El cuento culmina con la imagen de Juana aguardando la llegada de Sor Fátima en su pequeña bodega empolvada y casi vacía.
Es importante resaltar que en algunos casos un mismo personaje puede ocupar distintos lugares actanciales dentro de la diégesis. Esto se aprecia mejor en el cuento La justicia seca. Juan de Dios Obrador es un abogado que ansía desposar a la bellísima Gigy Nivoy, conocida como Rosa de Oro. He aquí al sujeto y su objeto de deseo. Juan de Dios la pide en matrimonio y los padres de la muchacha, movidos por intereses económicos, aceptan el noviazgo. Pero justo el día de la boda, el novio se entera de que su amada se ha recluido como monja de clausura en el convento de las madres franciscanas, pues desea vengarse de los hombres a causa de una decepción amorosa sufrida años antes. Entonces la misma Rosa de Oro es el destinador que destina su amor y su vida al servicio de Cristo, quien aparecería como el destinatario. Por último notemos que en el afán de Juan de Dios por casarse con Rosa de Oro cuenta con el apoyo de los padres de la muchacha, quienes serían los adyuvantes, mientras que Rosa de Oro sería también la oponente. Como se percibe Gigy Nivoy asume los lugares actanciales de objeto, destinador y oponente. El cuento culmina con la muerte de Juan de Dios y la celebración popular.
Si analizamos a los personajes desde el plano psicológico podemos afirmar que todos ellos están marcados por la fatalidad. Son seres emprendedores que se mueven en la búsqueda de un objetivo y, a veces, no reparan en valerse de algún ardid para alcanzarlo. Son personajes soñadores que añoran el pasado como un paraíso perdido. Algunas veces son artistas signados por la frustración que ansían una revancha en la vida o persiguen una venganza. Lo más trascendente es que nos hallamos ante personajes que problematizan sobre su mundo interior o sobre la sociedad que los rodea. Por ejemplo en el cuento El verano pasó volando leemos: " Mientras iba sorbiendo la bebida fría que le preparó su hermana, pensó en el destino de pájaro enjaulado en que acababa de convertirse su vida..."(pág.86 ) Y en el cuento Toque de queda se lee: " El Perú es un enfermo grave cuyo mal incurable son sus políticos, dijo una vez refiriéndose a esos obreros del poder que trabajaban con denuedo, dando lo mejor de sí, para que el país se fuera a la mierda" (pág.41). Expresiones como éstas nos permiten entrever un subtexto en el libro que refracta de alguna manera la ideología del autor. El semiólogo Umberto Eco sostiene que "Cuando un andamiaje actancial se carga de determinados juicios de valor y los papeles transmiten oposiciones axiológicas como Bueno vs Malo, Verdadero vs Falso [...], entonces el texto exhibe en filigrana su ideología" (Eco, 1981:249). En conclusión los personajes del libro El país de otra gente son seres frustrados y disconformes que pretenden virar el rumbo de sus vidas o que ansían ardorosamente subvertir el orden social impuesto por el grupo hegemónico.
En cuanto al plano del discurso podemos resaltar que en todos los cuentos aparecen narradores heterodiegéticos o tradicionales; es decir, narradores que no forman parte de la diégesis. No obstante, el lector capta el mundo interior de los personajes gracias a un efectivo manejo de la focalización interna; es decir, las historias son narradas desde la perspectiva de sus protagonistas lo que propicia en el lector una identificación plena con cada uno de ellos. Además, esta identificación con los personajes se incrementa con la presencia del estilo indirecto libre en algunos cuentos. Según Seymour Chatman, el estilo indirecto libre se percibe cuando en la narración aparecen palabras o frases que podrían formar parte del repertorio léxico del personaje a quien se le estaría citando en forma indirecta libre. (Chatman, 1990). Por ejemplo en el cuento Mientras cesa la lluvia leemos: "Miserable, durante el último año la estuvo usando para enfriarse el ardor, mientras que el compromiso formal lo asumía con otra mujer" (pág.30). Y en el cuento Toque de queda: "Me entiende ahora, ¿no es cierto? Y qué le iba a entender si el hombre se había pasado la vida sin entender nada, sólo obedeciendo órdenes y desgastando el taco de sus zapatos de tanto cuadrarse ante el superior, sea el alférez De La Mata o el general como carajo se llame" (pág.42).
Otro aspecto que tendríamos que resaltar del libro es su variedad de estructuras lo que da cuenta del dominio de su oficio por parte del autor. Como es sabido toda historia está compuesta de sucesos o hechos, los cuales pueden aparecer ordenados o estructurados de maneras diversas. A este trabajo estructural Aristóteles denominó la "Fábula", mientras que los formalistas rusos como Tomachevsky llamaron el "Argumento". En los cuentos de El país de otra gente prevalecen las estructuras lineales, pero en el primer cuento titulado Un sueño repetido notamos una estructura circular, pues la historia culmina tal como se inicia; es decir vuelve sobre el comienzo del mismo. El protagonista ha tenido un trágico sueño y poco después de despertar abrumado comienza a constatar que las acciones de su sueño se repiten en la realidad rigurosamente. Podemos deducir que esta otra historia tiene a su vez un protagonista que también constatará luego que todo ha sido un sueño donde un hombre soñaba... y así hasta el infinito a la manera borgeana. También hallamos dos cuentos con una estructura particular que se conoce como concéntrica en la medida en que los diversos elementos y saltos temporales giran en torno a un núcleo. Así, el cuento Mientras cesa la lluvia nos relata la historia de una pareja de amantes que se ha dado cita en un café para un arreglo de cuentas. Mientras se produce el diálogo se van insertando escenas de su vida amorosa y las elucubraciones de la mujer, pero todo esto gira en torno a una misma idea que es la frustración de la mujer como artista y como amante. Una estructura similar se percibe en el cuento El verano pasó volando.
Pasando a otro aspecto es sabido que en el orden de sucesión de los acontecimientos de la historia y en el discurso, se pueden producir desajustes entre ambos. En este sentido Gérard Genette señala dos casos fundamentales: la analepsis y la prolepsis. La analepsis se percibe cuando en el desarrollo de un acontecimiento se introduce otra en un tiempo anterior a la primera. Un ejemplo lo encontramos en el cuento Mientras cesa la lluvia:
" -... creo que es lo mejor para los dos.Ella volvió la cabeza para mirarlo, ¿esa frase no fue la misma que usópara impedir su partida? Cansada de vivir en un país que no le ofrecía ninguna ilusión, tenía decidido irse a residir a la ciudad de sus sueños. Antesde que lo conociera, había seguido estudios de francés en un instituto, donde les hacían cantar temas de Edith Piaf y de otros cantantes galos como partedel aprendizaje"(pág.27).
La prolepsis, por lo contrario, consiste en adelantar la narración de un acontecimiento antes de que se produzca.(Genette,1972) Así en el cuento Un sueño repetido leemos: " Pero en la segunda sala [...] se halla una mujer que nadie conoce ni ha visto nunca, pero que asiste al velorio para acompañar a su amiga y también para casarse con el viudo dentro de un año y tres meses, sin que ella lo sepa."(pág.13) Ahora bien, la presencia de estos desajustes temporales no son gratuitos ya que la analepsis nos ayuda a conocer aspectos fundamentales de la vida de los actores que van a tener implicancia en la historia, mientras que la prolepsis incrementa el interés de la trama al anticiparnos hechos cruciales que van a suscitarse en la narración.
Hasta aquí hemos planteado algunos alcances del libro sobre la base del método narratológico, pero consideramos que este libro amerita también un análisis exhaustivo desde el modelo estilístico y retórico, pues goza de aciertos muy significativos como el uso artístico de la puntuación en el cuento Un sueño repetido, el manejo sostenido del ritmo, uso espléndido del lenguaje poético que se traduce en la presencia de figuras retóricas muy audaces, así como la presencia de giros lingüísticos arcaizantes que entran en sintonía con la historia narrada como en el cuento Sábado por la tarde. Un buen ejemplo de lo señalado lo podemos notar en el siguiente fragmento del cuento La justicia seca:
"Su nombre era Gigy Nivoy, pero le decían Rosa de Oro por tener la tez rosada y los cabellos rubios, y ser una de las mujeres más lindas de la comarca. Era una muchacha blanca y sin pecas, de cuerpo torneado y senos erguidos que quitaban el aliento y ponían un dardo de zozobra en el corazón. No usaba ningún afeite y el único adorno que lucía en el rostro, era un pequeño lunar natural, en forma de media luna, que le manchaba con timidez su cutis inmaculado. Para hacer un retrato cabal de su belleza se podría decir que era una muñequita linda, de cabellos de oro, de dientes de perla y labios de rubí. Como dice la canción, sólo que para contradecir las fantasías de sus letras, ella nunca llegó a querer al hombre a quien aceptó después por esposo, sino que lo rechazó con un odio subrepticio que no supo de arrepentimiento ni de fatiga" (pág.63)
Por todos los aciertos que hemos señalado consideramos que el libro El país de otra gente de Samuel Cárdich es un formidable libro de cuentos; a nuestro entender, lo mejor en su producción narrativa que lo consolida como uno de los escritores más representativos de la denominada literatura regional.
Bibliografía: Chatman, Seymour: 1990. Historia y Discurso. La estructura narrativa en la novela y el cine. Madrid. Taurus HumanidadesEco, Humberto 1981. Lector in fabula. Barcelona. Editorial Lumen.Genette, Gérard. 1972. Figuras III. París, Edit. Seuil.Greimas, Algirdas J. 1971. Semántica estructural. Madrid.Gredos.Reis, Carlos y López, Ana Cristina. 1995.Diccionario de narratología. Salamanca. Ediciones Colegio de España.









About me

  • I'm Samuel Cardich
  • From Huánuco, Peru
My profile

Blogs Huánuco

Literatura

Powered by Blogger
and Blogger Templates Peru Blogs BlogsPeru.com